Restablecer

Su resultado de búsqueda
Enero 25, 2019

Vamos por la magia y la ecología

Comenzamos ya a pintar nuestras cabañas con una pintura ancestral mágica de tierra y vegetales. Es una pintura ecológica vegetal de colores de la tierra para proteger,  por largos años,  y embellecer las construcciones de madera exteriores. Se trata de una receta de pintura, de ancestro nórdico escandinavo, que llega a esta región en una receta recuperada y traducida por Francisco, el gestor del proyecto Casas Los Hualles

Se trata de una receta de "Slamfärg". Un color utilizado como estándar en las casas, fachadas y construcciones de madera de las villas, poblados y construcciones rurales de los reinos de Suecia, Noruega, Dinamarca y otros cercanos en la Escandinavia del siglo XV y hasta nuestros días. Tradición estética que perdura y le otorga una identidad cultural a esa región del norte de Europa. Su uso se popularizó a partir del 1500 como una forma económica y segura de preservar las construcciones de madera en un clima frío y templado, con mucha lluvia y nieve como también lo es en la precordillera chilena. Por estas similitudes, es que el "slamfärg" se hace muy apropiado para pintar casas, bodegas, panderetas y cercos de madera en bruto, sin cepillar. Es una solución popular y muy económica frente a las maderas envenenadas con impregnantes químicos o  la mayoría de las pinturas comerciales.

Pandereta con pintura mágica en Coñaripe

Pandereta pintada con "Pintura mágica".

Muy barata

La pintura en cuestión, no solo tiene la delicada tonalidad y opacidad de los colores de la tierra, también es de muy bajo costo. En el caso de la madera a pintar, no es necesario que sea cepillada. Se evita así, un gasto en proceso maderero, gastos de maquinaria, energía y trabajo. Respecto a sus componentes; se encuentran en cualquier ferretería. La confección de la pintura la puede hacer cualquiera, sin mayores medidas de seguridad o medioambientales. El costo por litro de esta pintura, no debería superar los clp $ 1.500 (Mil quinientos pesos chilenos)

Mágica

Dado que se trata de un color que se aplica sobre fachadas, y le otorga un carácter, identidad a un lugar habitable. Bien se puede aseverar entonces, que en casas pintadas, con los colores de esta pintura mágico-ecológica, vivirán personas con habilidades especiales, o bien se le otorgará un aura espiritual a la vivienda. Para tal efecto se cree que agregarle especias, flujos humanos o animales, mezclas de hierbas o recetas de conjuros a la pintura durante su confección (Cocción), al ser aplicada, protegerá la madera por años, además de ser un cortafuego contra males y maleficios, atraer la salud, la riqueza y el amor a quienes habiten la casa, o el lar pintado con esta receta magistral, para colores de la tierra y sus plantas.

La receta

Receta (de Falu):
8 litros agua
0.24 kg sulfato de hierro
0.6 kg harina de centeno (molida muy fina)
2.42 kg tierra de color
0,5 litro aceite de linaza

Hervir el agua. Disolver la harina en un poco de agua de manero que no se agrume. Vaciar la harina disuelta y cocer durante 15 minutos. Agregar la tierra de color y el sulfato de hierro. Hervir y dejar hervir durante 30 minutos a fuego medio revolviendo durante 30 minutos.
La receta se puede mejorar o variar utilizando sulfato de zinc para colores claros o bien agregando colofonium en vez de aceite de linaza. Obviamente, al aumentar los volúmenes indicados de manera proporcional, obtendrá la cantidad de pintura necesaria acorde a sus necesidades.

Como conseguir los implementos

La tierra de color, el sulfato de hierro se encuentran en ferreterías de Villarrica. La harina de centeno la venden frente al Banco Santander en Villarrica en una panadería y pastelería alemana. El aceite de linaza no se debe confundir con un aceite químico que lo venden como tal.

Conclusiones.

Bueno, Bonito y Barato y si le agregamos ecológico, orgánico y mágico; pintar con esta pintura los poblados, villas y balnearios del sur de Chile les otorgará, a muy bajo costo y beneficio, una identidad, un sentido y un acervo cultural hermoso.

Francisco Rojas
Coñaripe 2018